Hace unos fines de semanas atrás tuve la oportunidad de ver el documental The True Cost, la verdad es que hacía mucho tiempo que tenía ganas de verlo y no lo hacía, después de verlo debo reconocer que todas esas ganas, valieron la pena.
Es un documental que explica todo el proceso de producción del fast fashion, y cuando digo todo el proceso hablo desde la plantación de la semilla del algodón hasta cuando la prenda es usada por quien la compra.


La verdad es que hace replantearse muchas cosas, y digo en serio, muuuuchas cosas. Antes de tanto glamour, extravagancia y excesos, el costo de cada una de las prendas se reduce a pésima calidad de vida para las personas encargadas de la confección, enfermedades genéticas de quienes tienen contacto con las plantaciones de algodón (por cierto, lleno de sustancias tóxicas) y contaminación ambiental difícil de cuantificar. Es muy complicado explicar toda la información que entendí después de ver este documental, lo que sí me queda claro es que cada vez que quiera comprar una polera megabarata, lo voy a pensar 2 veces. Por que sí, estoy recibiendo un beneficio económico, pero ¿a costa de qué? ¿A que esa polera me dure solo la temporada y luego tenga que botarla? O ¿a que haya gente trabajando con una indigna calidad de vida para yo poder comprar a precios irreales?

 

Comercio justo es la consigna que envuelve todo. Comercio justo significa, pagar lo que vale la materia prima, pagar lo que vale (realmente) un día de trabajo, dejar de generar miles de toneladas de basura año a año, con esta “ropa desechable”, dejar de contaminar el agua con los procesos de teñidos tóxicos.

 

A todos los interesados en la ropa, el diseño y la moda, los invito a ver este documental, para tener la mirada desde las dos caras de la moneda, o por último, cuestionarnos un poco más nuestro rol de cliente responsable.

 

El documental está disponible para ver a través de Netflix

 

 

 

Written By

Maca

Diseñorita, adicta a las redes sociales.