El 4 de agosto empezó el viaje que llevaba meses planificando. Nos fuimos a Tailandia y luego de 2 días logramos llegar.

Al empezar a organizar el viaje, la primera decisión que tomamos, fue, vamos solo a Tailandia o agregamos al recorrido algunos países aledaños?? Después de conversarlo harto, decidimos hacer solo Tailandia para recorrerlo bien en los 23 días que estaríamos allá.
Luego revisamos cuales eran las playas que queríamos hacer sí o sí y entendimos que las playas de Tailandia se dividen entre las del Golfo, como Koh Tao, Koh Phangan y Koh Samui y las del Mar de Andamán, como Koh Phi Phi, Krabi, Phuket y la que sí o sí queríamos ir… Koh Lipe.
Considerando que íbamos en época de monzón en la zona del Mar de Andamán (donde están las playas más lindas según tooodo lo que leímos), empezamos a organizar el itinerario.

Aquí ayudaron mucho los grupos de facebook como Mochileros en Tailandia, Tailandia en idioma español, Tailandia 2017/2018 y Sudeste Asiatico – Para los que fueron o van a ir!. De verdad son de mucha ayuda en cuanto a tips, ideas de itinerario y dudas que todos podemos tener.

Comenzamos en Bangkok, luego bajamos hacia el sur, a las playas del Golfo de Tailandia, estaríamos unos días entre Koh Tao y Koh Phangan y luego nos iríamos al lado del Mar de Andamán, directamente a Ao Nang para después ir a Koh Phi Phi y finalmente a Koh Lipe donde queríamos estar unos días de “vacaciones de las vacaciones” y escoger un lugar rico para hacer nada.

Itinerario Thai

Buscamos el vuelo por Skyscanner durante meses y fue una excelente opción, porque logramos conseguir un buen precio, comprándolo con 7 meses de anticipación. Lo único que nos dio lata, es que Latam nos avisa que nos adelantó el vuelo STGO – Sao Paulo por lo tanto la escala que teníamos en Sao Paulo, se transformó en una –eterna– escala de varias horas, ya no lo recuerdo bien, solo se que fue larguísima, pero bue… con el entusiasmo terminamos inventando qué hacer.

En el aeropuerto de Sao Paulo

La segunda escala fue en Dubai para finalmente aterrizar en Bangkok. Los dos últimos tramos fueron por Emirates y la verdad es que amamos la aerolínea. Y aunque Sao Paulo – Dubai fue un vuelo de más de 14 hrs. se hizo bien llevadero entre las películas, los libros, el sueño, el vinito y la comida (bastante rica por lo demás).

Aeropuerto de Dubai.

Primer sueño cumplido, comer hojitas de parra en Dubai.

Día 3 (Domingo 6 de agosto) – Llegamos, a comer pad Thai y tomar Chang.

Llegamos a Bangkok a eso del medio día del domingo 6 de agosto y el taxi hasta la calle Rambuttri que era donde estaba nuestro hotel, nos costó 500 bath (USD 15). Con el cansancio y la ansiedad, no regateamos mucho.

Estuvimos en Rambuttri Village Plaza y nos gustó todo, desde el desayuno (muuuuy importante), hasta la ubicación, las habitaciones, atención del personal y el precio. (Pagamos algo de $25.000 –USD40– la noche con desayuno incluído para los 2).
La calle Rambuttri está cerca de Khao San Road que es la calle de los turistas-carrete-comercio-escarabajos fritos-tuktuk, por lo tanto era muy cómodo, nos demorábamos 3 minutos en llegar, pero dormíamos tranquilamente sin tanto ruido.
Cuando llegamos nos duchamos y partimos a Khaosan, lo primero era comer un Pad Thai real, tomar una Chang y respirar por haber atravesado América, el Océano Atlántico, África y el Océano Índico sin perder maletas y sin retrasos.

Habitación del Rambuttri Village Plaza

Terraza y lugar del desayuno.

Tip del día: A penas llegas a Bangkok ves los 7eleven, que son minimarkets que hay cada media cuadra en todos lados. Puedes encontrar desde desodorante de viaje hasta cerveza, los precios son convenientes, pero hay que tener ojo, porque más de una vez nos pasaron una cosa 2 veces en uno que está cerca del hotel Rambuttri Village Plaza.

Día 4 (Lunes 7 agosto) – La majestuosidad de Bangkok

Al día siguiente, empezamos con el tour a los templos.
Primero revisamos cuales eran los templos más importantes, o qué había que conocer si o si, horarios y precios y con la aplicación map.me fuimos organizando el recorrido.
* Hay que ir con los hombros y piernas hasta la rodilla cubiertos, para entrar a algunos templos.


El primero fue Grand Palace. Al principio no entendíamos por qué andaban tanto grupos de personas vestidos de negro y como con entrada “preferencial” a todas las partes del templo, hasta que después de preguntar entendimos que aún se estaba velando al rey de Tailandia que falleció en octubre del 2016 y que en octubre del 2017 era el funeral. Sí, leyeron bien, ¡un año de velorio!

Hay que ir muy muuuy temprano, y aunque lo intentamos, de todas formas nos encontramos con demasiada gente, grupos de chinos por todas partes, así que a armarse de paciencia. Calor, pantalones, mucha gente… Mala combinación, pero al ver el templo, se olvida todo.
La entrada al Grand Palace nos costo 500 bath c/u (USD 15) y fue el más caro.

Luego fuimos al Templo del Buda Esmeralda que quedaba cerca, lamentablemente en este templo no se pueden sacar fotos, pero es igual de increíble que el Grand Palace.

 

 

Templo del Buda Reclinado, ¡increíble! pero sentimos que con toda la gente que había no era muy fácil dimensionar lo imponente que es.

Templo del Buda Reclinado

Después de esto, merecíamos sentarnos un rato, almorzar y obvio, una Chang, así que llegamos a la orilla del Río Chaopraya. Un lugar muy acampado, comida Thai casera, muy rico y lo mejor, la vista. Desde nuestra mesa quedamos justo frente a Wat Pho (nuestra próxima parada) pero del otro lado del río. Además fue súper entretenido porque con Amaro nos sentamos en una mesa de 4 y al rato el mesero nos pregunta si se pueden sentar 2 chicas al lado, algo que porsupuesto accedimos. Así que entre –casi– puras risas nos tomaron fotos y nosotros a ellas.

Al terminar el merecido break, nos fuimos a tomar el bote (10 bath / como 40 centavos de dolar) que nos permitía cruzar el río para llegar al templo Wat Pho. Llegar allá, fue como estar en otro lugar. Todo demasiado limpio, ordenado, el pasto impecable, puestos de artesanías, de verdad se respiraba tranquilidad no solo en el Templo, sino que en todo el entorno.

Obvio que le tocamos la guatita para que no falte el masare.

Y de vuelta directo un piquero en la piscina y descanso.

En la noche fuimos a ver un tour para conocer el mercado de las vías del tren y mercado flotante y lo conseguimos en la agencia Coco Air, que está en una galería en Khaosan. Se pueden regatear los precios de los tours, así que hagan un pequeño estudio de mercado y pidan precio. A nosotros nos salió menos de 1000bath (USD 30)

Tip Del día: Aunque se vea que está nublado, ponerse bloqueador siempre. ¡Sí o Sí! Llevar sandalias o zapatillas cómodas para caminar considerando el calor y la humedad.

Día 5 (Martes 8 agosto) – La emoción de estar a medio metro del tren del mercado de Mae Klong.

Nos recogieron en el hotel a las 7 am para empezar con el tour en el mercado de Mae Klog o más conocido como el mercado de las vías del tren. Llegamos y empezamos a caminar por la línea del tren y a los lados mirando todo lo que vendían los locatarios. Pescados, carne, verduras, frutas, muchas, muchas cosas. Cuando de repente empezaron a recoger los toldos, y escuchamos que venía el tren. Y sí, es impresionante. No pude sacar tantas fotos, de lo emocionada que estaba de verlo en vivo.
Luego termina de pasar el tren y los toldos vuelven a juntarse en el centro de las vías –aquí no ha pasado nada–.

Atrás a lo lejos, se ve que viene el tren.

Después nos fuimos al mercado flotante de Damnoen Saduak. Además de ser un mercado en sí mismo, te subes a los botes y te llevan por las tiendas. Muy recomendable conocer, pero hay que controlarse con las compras. Nos pasó que nos tentamos con todo! jajaja Y después claro, nos dimos cuenta que hay que regatear más o que en BKK las cosas tal vez hubiesen estado más baratas.

Mercado flotante de Damnoen Saduak

Cuando volvimos a Bangkok, decidimos hacer tarde de piscina y siesta. Lo necesitábamos. Todavía no nos reponíamos completamente del jet lag…

En la noche fuimos a recorrer algunos mercados como el de Patpong y el de Pratunam. Super recomendable para los que quieran hacer compras.

Tip del día: Llevar muy pocas cosas, los mercados son muy baratos y existe ropa, sandalias, pañuelos para todos los gustos.

Día 6 (Miércoles 9 agosto) – La ciudad desde la altura de Golden Mount.

Este día en la noche ya partíamos al sur, y antes de las 12 teníamos que hacer el check out, así que nos levantamos temprano y a las 8 ya estábamos subiendo Golden Mountain para conocer Wat Saket. La vista de este templo nos encantó. Decidimos ir tempranito por el calor y porque teníamos que dejar el hotel, y fue una buena decisión porque había muy poca gente y pudimos recorrerlo tranquilamente.

Subiendo Golden Mountain

<3

Desde la cúspide de Wat Saket

Terminamos el recorrido en una o dos horas y después empezamos a caminar de vuelta al hotel cuando encontramos otro templo y el mercado de los amuletos… AMADO!

De vuelta arreglamos las maletas, hicimos el Check Out y en el mismo hotel, pagando 40Baths (USD 1,5) podíamos guardar las maletas. Durante ese día almorzamos por ahí, fuimos a recorrer un templo que estaba cerca y en la tarde nos quedamos un rato en la piscina del hotel y nos preparamos para empezar a recorrer el sur.

Desde la agencia Lomprayah (al final de la calle Rambuttri) a las 21 hrs. salía el bus que nos llevaría a Chumpón para tomar ferry al amanecer directo a Koh Tao… ¡SÍ! ¡PLAYA!

Tomar el bus fue un poco caótico, porque no salía de ningún lugar en específico… Había que ubicarse según las explicaciones que daba la gente de la agencia, que a veces eran muy poco claras… Al final nos juntamos con 2 parejas de españoles que andaban igual de perdidos que nosotros y todo salió OK.

Tip del día: Nosotros compramos el pasaje en bus + ferry en Chile, por el miedo de no encontrar pasajes cuando llegáramos, pero allá está todo muy bien organizado para que los turistas nos movamos de manera práctica y fácil. Se puede ver todo esto una vez que llegas a Bangkok, incluso si lo ves de un día para otro.

Día 7 (Jueves 10 agosto) – Si es con playa, vale la pena. ¡Siempre!

Tipo 4 am llegamos al terminal de Chumpón, esperamos el amanecer muy cómodos a la orilla de la playa (no tengan miedo por la hora de llegada, porque el terminal está lleno de turistas y hay cafetería, baños y lo que necesites, lo que sí es importante, es llevar repelente a mano). A las 7 am ya estábamos arriba del ferry, rumbo a Koh Tao.

Amanecer en Chumpón, esperando tomar el Ferry a Koh Tao

A las 9 de la mañana estábamos en Koh Tao… Tomando desayuno justo frente a la playa Baan Mae Haad.

Aquí recomiendo conversar con la gente del ferry para ver a qué isla van (el mismo ferry pasa por Koh Tao, Koh Phangan y Koh Samui), para coordinar tomar el mismo taxi que los lleve al Hotel si es que van a zonas cercanas.

Al rato llegamos al hotel y lo amamos… Quedaba en la zona norte de Sairee Beach, justo frente a la playa, al salir de la habitación y caminar no más de 30 metros, este era el panorama:

Vista desde el hotel Palm Beach de Sairee Beach

Después de instalarnos, directo a la playa. Descansamos un rato, almuerzo en el resto del hotel y después salimos a recorrer las playas caminando.

En la mañana el sol hacía que el mar se viera turquesa, en el atardecer se veía de este color, pero igual de rica.

Día 8 (Viernes 11 agosto) – Baho del mar… Baho del maaar…

Este día tomamos un tour que nos llevaría a recorrer todo Koh Tao desde el mar,  hacer snorkeling y parar en Nang Yuan por un par de horas.

Empezamos por el snorkeling y debo confesar que al principio no fue fácil… Fue muuuuy difícil, pero al ver el mundo que existía abajo, pasamos más tiempo en el agua que en el bote.

Le pusimos empeño

Hasta que llegamos a Nang Yuan y la verdad es que es como una escena irreal.

<3


Volvimos a media tarde y en la noche fuimos a la parte donde había más movimiento y la verdad es que la isla es muy segura, tranquila, todos andan en la onda de pasarlo bien.

Día 9 (Sábado 12 agosto) – A recorrer todas las playas de Koh Tao.

Este día arrendamos una moto para ir a recorrer la Isla y llegamos a un mirador que realmente valió la pena después del camino que nos tocó recorrer. Vayan a Mango View Point, pero tengan mucho cuidado con el camino, mejor demorarse un poco y llegar bien. Durante la estadía en las Islas, vimos a muchas personas con yesos y parches, porque era común que se cayeran mientras iban en moto.

Mango View Point.

La segunda parada fue Hing Wong Bay, dificilísimo llegar, pero estaban arreglando el camino, así que esperamos que en un tiempo tenga mejor acceso.

Nos encontramos con un grupo de italianos y llegamos en caravana a la playa.

Pasamos a almorzar a Chalok Baan Kao Bay en un lugar exquisito, tan exquisito como el Pad Thai y la Chang juntos.

La cuarta parada fue una de las playas más recomendadas por la gente de la Isla: Freedom Beach. Aunque estaba lleno de turistas (lo que no había sido común hasta ese momento) también habían muchos Thai trabajando en la playa y para ser sinceros, la playa es linda.

De guatita a la sombra en Freedom Beach

Al final, nos fuimos a ver el atardecer a Sai Nuan Beach. Muy poca gente, solo se puede llegar arrendando moto o en taxi boat. Es como para ir a pasar todo el día si quieres estar muy tranqui. Los taxi boat empiezan a llegar al atardecer para llevar a la gente al puerto. Esta parada fue la mejor del día. La playa es realmente exquisita-increíble-maravillosa.

Día 10 (Domingo 13 agosto) – La tranquilidad de Koh Phangan cuando no es full moon.

Desayunamos y nos fuimos a Koh Phangan. Conseguimos el ferry en el mismo hotel y un taxi nos recogió tipo 9 am y nos dejó en el muelle. Es súper caótico el tema de validar los tickets, pero aunque veas que se está pasando la hora y no alcanzarás a subirte al bote, siempre alcanzas a hacerlo y como por arte de magia el ferry sale puntualmente a la hora que estaba estipulada.

No se demoró mucho el trayecto a Koh Phangan. Al llegar, nos instalamos en el hotel y arrendamos una moto cerca, nos pidieron el pasaporte como garantía, lo pensamos mucho, pero al final accedimos porque el chico nos dio confianza, eso sí, tomamos fotos de todos los detalles de la moto para no tener problemas después.

Nos fuimos directo a disfrutar del día en el sector de Thong Nai Pan Yai donde hay 2 playas fantásticas para relajarse y disfrutar. Yo; entre que leía, me bañaba y tomaba sol. Esa fue mi rutina toda la tarde.

En la noche entendimos el tema de los tragos… Compras lo que quieres tomar –ya sea vodka, ron o lo que se te antoje– y te lo preparan directamente en estos baldecitos personales para andar por la playa.

Hay que recordar que Koh Phangan es la isla donde se celebra la Full Moon Party, por lo tanto es mucha fiesta, incluso cuando no hay luna llena.

Día 11 (Lunes 14 agosto) – La mejor vista para un masaje Thai.

Preguntamos entre la gente de la isla cuáles eran las mejores playas y la respuesta unánime fue: las playas del norte. Así que tal como hicimos en Koh Tao, tomamos la moto y nos fuimos a recorrer las playas.

Primero llegamos a la playa más al norte que encontramos: Chaloklum, una playa muy linda, grande y de dónde salían todos los Taxi Boat hacia el resto de las playas. Lo único malo, es que no había mucha sombra, y aunque llegamos como a las 9 o 10 de la mañana, el sol ya estaba pegando con todo. Así que si quieren broncearse, esta playa es perfecta.

Chaloklum

Después de bañarnos y secarnos un poco, nos fuimos a Haad Mae Haad, llegamos directo a tirarnos un piquero y después… Lo mejor del día: un Masaje Thai en este lugar:

El mejor masaje de todo el viaje

 

Haad Mae Haad con vista hacia Koh Ma

Almorzamos en Haad Salad, habían muchos lugares ricos y baratos donde comer y la onda era muy familiar.

Terminamos el recorrido en Haad Yao, una playa súper familiar-pituca y muuuuy tranquila. Amaro hizo stand up paddle, el mar parecía un lago.

Stand Up Paddle en Haad Yao

Mientras íbamos de vuelta al hotel, nos topamos con un mercado:

No nos resistimos a estas papas fritas

Este día era el último en Koh Phangan y en las islas de la zona del Golfo de Tailandia, al otro día partíamos a la zona del Mar de Andamán, la parte más esperada!!

En el post Thai Trip II (ACÁ) podrán ver cómo siguió nuestro -amado- viaje.

 

 

 

Written By

Maca

Diseñorita, adicta a las redes sociales.