El BAFWeek es uno de los eventos más esperados de la moda nacional argentina, cada uno de los desfiles son preparados minuciosamente para sorprender a los asistentes, con las novedades de la temporada que se avecina. La inauguración del BAF primavera-verano 2014-2015 estuvo a cargo de Ginebra, que no dejó de sorprender con su propuesta.

 

La cita era para el día 12 de Agosto a las 17 hrs en el Pabellón Azul de La Rural. Alrededor de media hora antes, la gente comenzó a juntarse a las afueras del salón esperando el ingreso al desfile inaugural del BAFWeek primavera-verano 2014-2015, que correspondió Ginebra. La expectación no se ocultaba en los asistentes que comenzaron a ingresar al recinto de la pasarela pasada las 17hrs.

 

La familia de Micaela Tinelli, cocreadora de la marca junto con Romina Pigretti, se ubicó en primera fila lo que aglutinó a decenas de fotógrafos que capturaron a Marcelo Tinelli con su pareja e hijos dando apoyo a la diseñadora que sonaba como plato fuerte del evento.

 

La primera parte del desfile comenzó con una sobredosis de blanco, en atuendos que desbordaban elegancia y sutileza. Blusas y chaquetas con aplicaciones y detalles que hacen cada prenda única. Flecos, cuero y bordados fueron el eje principal que dio vida al desfile que continuo su segunda parte con una selección de looks basados en el negro. Prendas que oscilan entre cortos y maxilargos, se basan en resaltar la sutileza de la mujer a través de prendas que enaltecen la silueta femenina enmarcada en los detalles.

 

Cada uno de los looks contaba con una prenda que llamaba la atención, ya sea por su material: sedas, livianos cueros o por sus detalles: transparencias, bordados y aplicaciones, en los que se podían ver palmeras en todas sus versiones, lo que hacía tangible la inspiración de las diseñadoras en esta colección: Hawai.

 

El maquillaje, un sofisticado efecto natural, estuvo a cargo de Natura Una por Verónica Mendoza, el cual centró la atención en los looks que plantea Ginebra para este verano 2015. Las imágenes que se proyectaban en el fondo de la pasarela insinuaban el paso del tiempo, comenzando en el día y llegando a la noche con una gran luna en donde las modelos se destacaban de lleno.

 

El desfile contó con prendas que se transformarán en los must have de esta temporada, lo que hace desear que algunas de ellas pasen directamente a tu closet.

 

Campestre sofisticado. 

 

El Pabellón Azul de la Rural desborda estilo rústico en su condición de establo. Las bancas que contuvieron a los asistentes de la primera fila corroboraron el estilo que envuelve este salón, con madera gruesas y toscas.

 

El desfile se enmarca en una contradicción contante, Ginebra instaura sofisticación, modernidad y limpieza, mientras que el espacio que lo alberga se enmarca en lo campestre, irregular y rústico. Una mezcla contradictoria que posiciona este desfile en uno de los más destacados por su propuesta en puesta en escena.

 

 

 

*Imagenes propias.

 

Written By

Maca

Diseñorita, adicta a las redes sociales.